Archivo: Petroleras que marcarán la pauta para 2017

También se encuentran las empresas que no tienen perspectivas positivas, desafortunadamente son de la región latinoamericana.

(Éste artículo fue publicado en la edición de Febrero de Global Energy)

Pese a la crisis del sector, la realidad es que no se pueden cancelar los proyectos que además de generar miles de millones de dólares en inversiones, sirven para impulsar el desarrollo de las naciones.

¿Cuáles son las compañías petroleras que tienen posibilidades de marcar la pauta en el mercado durante el presente año?, a continuación lo detallamos.

Exxon Mobil: La empresa que valía más de 400 mil millones de dólares al cierre de diciembre del año pasado; los proyectos de infraestructura que tentativamente desarrollará el gobierno entrante de Estados Unidos es un factor determinante para las expectativas de la compañía; en 2015 aumentó su producción de petróleo 13 por ciento incluso en medio del colapso de los precios, es posible que para 2016 haya cuando menos mantenido su tasa de crecimiento y que sus proyectos en diferentes partes del mundo sigan en marcha.

La empresa tiene una estructura administrativa sólida y se consolida cada vez más en el peleado mercado asiático.

Petrochina: El gigante asiático camina cada vez más firme en el continente americano, es su consolidación en esta región la que podría impulsar más su desarrollo, algo que los jerarcas de la empresa tienen como claro objetivo.

El valor de la compañía ronda los 300 mil millones de dólares, en el sector solamente lo supera el gigante estadounidense Exxon Mobil; mientras que la producción diaria es de casi 5 millones de barriles de petróleo.

BP: La compañía espera mejores tiempos una vez que empieza a superar los problemas que le impactaron en todos los ámbitos tras el derrame de petróleo en el Golfo de México durante el año 2010; su valor ha bajado hasta 118 mil millones de dólares. La empresa espera que el año 2015 haya sido el último de pérdidas, y que desde 2016 haya mejorado su perfil financiero de corto y mediano plazo. Al cierre de julio del año pasado la compañía petrolera producía poco más de 3.2 millones de barriles diarios.

Royal Dutch Shell: Es una de las grandes empresas petroleras y energéticas del planeta, por lo tanto está llamada a marcar la pauta en el mercado. El año pasado producía alrededor de 2.95 millones de barriles diarios de petróleo. La empresa ha pasado por un proceso de sustitución de reservas y eso ha provocado un crecimiento orgánico más lento. El valor de mercado es de 215 mil millones de dólares.

Chevron: Otro de los grandes íconos del mercado, aunque a tasas moderadas pero ha logrado que su producción de petróleo crezca consistentemente. En 2015 producía alrededor de 2.62 millones de barriles de energético. La compañía es tentativamente una de las llamadas a crecer por los negocios de infraestructura con los que podría contar por varias partes de Estados Unidos. Por otra parte, su valor de mercado supera ya los 207 mil millones de dólares, después de que en 20165 este indicador cayera del umbral de los 200 mil millones.

Statoil: La petrolera noruega no cesa en sus actividades de internacionalización; con un valor de 65 mil millones de dólares tiene planeado consolidarse en los mercados americanos y asiáticos, sin descuidar sus fortalezas en Europa. La empresa produce casi 2 millones de barriles diarios.

Oil and Gas Natural Corp: Empresa con capital indio, pero sus raíces británicas le inyectan el dinamismo necesario para su expansión; tiene un valor de mercado de 23 mil millones de dólares, aunque es una de las empresas que más rápido ha crecido en los años recientes; actualmente bombea poco más de 1 millón de barriles diarios, en su mayor parte petróleo.

Repsol: Callada, sin hacer mucho ruido, la empresa española crece día con día, deja de lado la crisis en el sector y hace apuestas por mercados que considera de gran potencial. Su valor en bolsa es de 33 mil millones de dólares y produce alrededor de 600 mil barriles diarios de petróleo.

Rosneft: La empresa rusa que produce el 40 por ciento del petróleo que se consume en ese, su país de origen. Al día produce prácticamente 5.10 millones de barriles, en su inmensa mayoría petróleo. Su crecimiento orgánico se enfoca mucho más a los mercados en desarrollo, en donde ha visto el potencial necesario.

Gazprom: El valor de la empresa es de aproximadamente 84 mil 500 millones de dólares, produce alrededor de 8.3 millones de barriles de energéticos, combinados entre petróleo y gas. De hecho, Gazprom es reconocida como uno de los principales productores de gas natural en el planeta, en sus procesos productivos se genera casi 15 por ciento del gas que se consumo en el mundo. Gazprom produce más gas natural que cualquier otra nación, excepto Estados Unidos.

Lukoil: Otra de las empresas insignias del mercado energético ruso, su valor de mercado es de 37 mil millones de dólares; su mercado se combina entre petróleo y gas, el objetivo de la empresa es expandirse a la mayor brevedad posible en los mercados con potencial como los latinoamericanos, y algunos puntos de Asia.

Conoco Phillips: Con un valor de mercado de 75 mil millones de dólares se le considera una de las empresas más importantes del sector, y por lo tanto seguirá marcando la pauta en todo el mundo. Bombea todos los días poco menos de 1.6 millones de barriles, en su inmensa mayoría petróleo.

Las empresas en riesgo

Desafortunadamente, Latinoamérica es la región en donde las compañías petroleras locales tienen más riesgos debido sobre todo a la fragilidad de sus economías, situación que les impide crecer y explorar nuevos mercados, es posible que éste sea un año de complicaciones para tales empresas.

Petrobras: no es un secreto, los escándalos de corrupción han pegado en la línea de flotación de la compañía, la apuesta es que le siga pegando en este naciente año. Su valor de mercado se mantiene por arriba de los 100 mil millones de dólares, pero sigue a la baja. En 2016 la compañía tuvo un año más de pérdidas y no se espera que este periodo que inicia sea diferente. Para Petrobras la noche no ha terminado, estimaciones de analistas consideran que su saneamiento financiero total tomará al menos dos o tres años más, eso sin considerar que pudieran surgir más escándalos de corrupción, que sigan deteriorando no solamente el prestigio de la compañía, sino también sus finanzas.

Petróleos de Venezuela (PDVSA): La situación del país es equivalente a la de la empresa; una profundísima crisis ha deteriorado todos los indicadores de la empresa, a raíz del desplome en los ingresos petroleros por la caída de los precios del hidrocarburo. La expectativa simple y sencillamente es negativa para 2017, y varios años más.

Lo anterior, se añade al hecho de que Venezuela ha tenido que firmar pactos de no aumento en la producción petrolera para estabilizar los precios, eso le permite que las cotizaciones no sigan a la baja, pero le pega de cualquier manera por un descenso de los ingresos ante una contracción de su plataforma exportadora.

Petróleos Mexicanos (Pemex): Con un proceso de saneamiento financiero detonado por la crisis de los precios internacionales del petróleo, la compañía mexicana enfrenta uno de sus peores momentos, a un año de cumplir 80 años de existencia. Para 2017 se espera que surtan efecto los violentos ajustes a su gasto decretados por su dueño, el gobierno mexicano. De cualquier manera, es un hecho que no será un periodo de crecimiento y expansión, eso lo dejaremos para después.

Antonio Sandoval