Energías renovables 2017 y expectativas hacia el 2022

Gracias a países como China, India y Estados Unidos, plantas eólicas y solares siguen revolucionando el panorama energético mundial. Sin embargo, aún requieren de mayor inversión y desarrollo si desean superar a los combustibles establecidos como el carbón y el gas natural.

De acuerdo a la Agencia Internacional de Energía (AIE) las energías renovables rompieron records durante el año pasado, gracias a la colocación de plantas fotovoltaicas en varias partes del mundo, pero mayormente en China.  Las renovables representaron casi dos tercios de la capacidad neta agregada durante el 2016, en total sumaron alrededor de 165 gigawatts (GW). La energía solar sumo más de 74GW de electricidad, un aumento de 50% con respecto al 2015. Por primera vez la contribución proveniente de celdas solares superó a la de otros combustibles, como el carbón. Para la AIE el factor más importante fue la disminución en el precio de las licitaciones que en algunas partes del globo se redujeron a 30 dólares por megawatt generado por hora (MWh).

En lo que se refiere a la energía eólica su capacidad se redujo una quinta parte durante el 2016, igualmente la producción hidroeléctrica presentó un retroceso, mientras que alternativas como los biocombustibles y la geotérmica crecieron a paso lento para representar solo el 4% del total de la energía renovable generada en el 2016.

China producirá 320GW de energía solar en cinco años de un total de 740GW a nivel mundial

Panorama internacional

Entre el 2017 y el 2022 la AIE estima un crecimiento del 43% hasta llegar a 920GW generados, gracias a países como China e India en donde tan solo el primero contribuyo con 40% del total del aumento en la capacidad durante el 2016, de hecho, el país asiático ya sobrepaso las metas que estableció su gobierno para generación de energía solar en el 2022, de acuerdo a la AIE, están en camino de superar sus metas de generación eólica en el año 2019. Gracias a nuevos avances en tecnología de celdas fotovoltaicas y el descenso en los costos de implementación, la energía solar será la que dicte el crecimiento de las energías renovables durante los próximos cinco años. La AIE predice un aumento en la capacidad de generación hasta llegar a los 740GW en el año 2022, que es más de lo que actualmente generan India y Japón juntos. Aunque se encuentran en un ambiente político adverso, los Estados Unidos se mantienen como el segundo mercado mundial en cuanto a renovables se refiere, plantas solares y eólicas fueron los principales impulsores, aunque hay cierto nerviosismo por la introducción de aranceles a la importación de tecnología solar, así como el marcado favoritismo del presidente Trump hacia la industria del carbón.

Por su parte India destacó por ser el país miembro de la AIE con las licitaciones solares y eólicas de menor precio, su tasa de crecimiento para el 2022 supera al de la Unión Europea y es probable que alcance a los Estados Unidos, aunque para eso debe sortear algunas dificultades dado que también requiere construir infraestructura eléctrica en varias partes del país que carecen del servicio. La Unión Europea muestra un rezago en las proyecciones hacia el 2022, aunque se debe a que cuenta con una sobreoferta de electricidad provista por energías renovables. Dado que varios de sus países miembros son fuertes proponentes del Tratado de París, las iniciativas y leyes provistas para fomentar la sustentabilidad van muy adelantadas por lo que la AIE espera ver un mejor desempeño a partir del 2020.

Solar y eólica representarán el 80% de la capacidad generada en los próximos cinco años

Los retos a superar

Aunque estos son números muy optimistas no pasan por alto una realidad: los hidrocarburos y el carbón serán los principales generadores de electricidad durante los próximos cinco años. Aunque las energías renovables continuarán cerrando la brecha, de acuerdo a la AIE para el 2022 la diferencia será del 17%, cuando en el 2016 ese porcentaje era de 34%. Se espera que en conjunto todos los métodos alternativos superen al gas natural y al carbón combinados, aunque para eso se requiere una mayor participación de regiones que tradicionalmente no cuentan con los medios o se encuentran en una etapa muy temprana de implementación de políticas sustentables, como es el caso de partes de Asia, África y Latinoamérica. Un punto clave para estas regiones es la liberación del mercado eléctrico, para permitir que particulares compitan por construir la infraestructura y establezcan los precios a través del libre mercado, tal y como se está realizando en el caso de México en donde se pronostica una disminución en el costo de las licitaciones.

Aunque China es mencionado varias veces el país pronosticado para convertirse en el líder mundial es Dinamarca, se espera que para el 2022 alrededor del 70% de su electricidad provenga de fuentes renovables. Actualmente el país nórdico cuenta con la mayor cantidad de autos eléctricos (AE) por habitante, 1 por cada 50. Aun cuando los AE son los productos sustentables con mayor publicidad, la AIE pronostica que en los próximos cinco años este tipo de vehículos solo representará el 5% del total de mercado automotor. Motores a base de etanol y biodiesel tienen una mayor probabilidad de contribuir a la reducción de los gases de invernadero, aunque eso se debe a que cuentan con un amplio historial de subsidios y apoyos por parte de gobiernos como el brasileño y estadounidense, así como en varias partes de Asia.

Juan Manuel Ponce