Entrevista con Jesús Reyes Heroles: El largo camino de la Reforma Energética

Aunque la reforma energética, un parteaguas en la historia del país, solo tiene tres años de haber sido aprobada y puesta en marcha; la realidad es que la apertura del sector energético mexicano ha sido tema importante durante varios sexenios. Global Energy tuvo el honor de sentarse con el Dr. Jesús Reyes Heroles, quien a su cargo tuvo la dirección de la Secretaría de Energía de 1995 a 1997 y la de Petróleos Mexicanos de 2006 a 2009, para conocer sobre el pasado, presente y futuro de las reformas. Dado el gran cumulo de información recabada iremos dividendo la entrevista en varias partes en lo que resta de este inicio de 2018.

Se ha dicho que desde el sexenio del Dr. Zedillo ya se manejaba la implementación de una reforma energética ¿Qué hay de cierto en eso?
Es cierto, es más se venía manejando desde antes. Un sexenio antes el presidente Salinas, si ustedes recuerdan, hizo un primer esfuerzo de apertura en el sector de energía, en particular en hidrocarburos, pero se limitó al gas y a la parte logística del gas. Se autorizaron los primeros ductos operados por particulares, las primeras áreas de distribución de gas en las ciudades, y también las primeras IPPs (Productor Independiente de Energía en inglés). Pero eso reforma realmente se vino cerrando hacia finales del sexenio del presidente Salinas y quedó en gas no hubo, yo creo, el apoyo político en ese momento para que pudiera ir más allá.

Cuando vino el sexenio del presidente Zedillo pues había pendientes en varios temas, de apertura en energía en general, en electricidad se había quedado nada más, bueno, no nada más; se había abierto la generación para particulares, aunque, de manera exclusiva a la Comisión Federal con los IPPs. Entonces, durante el gobierno del presidente Zedillo, si había el interés en seguir avanzando en los pendientes. Yo no entré desde el principio a la Secretaria de Energía, porque fui durante un año el director general de Pemex, en ese tremendo año que fue 1995 en donde tuvimos la famosa crisis del 95 y además de eso, pues todas las vicisitudes financieras e hizo que nos tuviéramos que concentrar en ese aspecto.

“Si había una agenda de ir avanzando y también de mantener, o mejorar incluso, la situación financiera y operativa de Petróleos Mexicanos”

Había algunos pendientes urgentes, algunos por estrategias no muy adecuadas, como la famosa planta de “Samalanunca” que es la planta de Samalayuca, una termoeléctrica. Le decían Samalanunca porque nunca se iba a terminar, ese era uno de mis mandatos urgentes. El otro gran tema era la privatización de los petroquímicos, desgraciadamente el primer intento fue un intento mal conceptualizado y por lo tanto se atoró. La segunda prioridad era sacar el asunto de la reforma petroquímica, cosa que se hizo, avanzamos con una reforma a la ley petroquímica hasta donde se podía, sin considerar una reforma constitucional; en ese momento no estaban las condiciones dadas para poder avanzar en una reforma más amplia.

Entonces si había una agenda de ir avanzando y también de mantener, o mejorar incluso, la situación financiera y operativa de Petróleos Mexicanos. No fue sino hasta que el presidente Peña realmente concretó una reforma de fondo, en el 2013, que ya se pudo abrir muchas oportunidades para inversiones.

Dr. Jesús Reyes Heroles, Foto: Emedia

Usted ha dicho en algunas ocasiones que ésta reforma es muy favorable, pero que llegó tarde ¿Cuáles fueron los factores?
Realmente el presidente Fox no planteó nada en materia de reforma energética y luego, durante el sexenio del presidente Calderón en el cual yo, en la primera parte ocupé la dirección de Petróleos Mexicanos, pues la verdad es que la reforma que planteó nació muerta. Y nació muerta porque fue una reforma que no consideró una reforma constitucional, yo recuerdo perfectamente el día que nos dijeron que no iba a haber reforma constitucional, yo dije “Esto se acabó”. El articulo 27 constitucional es clarísimo en términos de las atribuciones a Petróleos Mexicanos. Yo pienso que ahí se perdieron, más de una década, porque durante Zedillo cuando menos en gas seguimos avanzando, hicimos lo de petroquímica y luego hicimos algunos proyectos muy importantes, como Cantarell; todo el proyecto de nitrógeno de Cantarell lo hicimos cuando era secretario de energía con Zedillo, hicimos el conocido proyecto de la cuenca de Burgos para producir gas seco, que era algo que se había dejado de lado.

“Durante todo ese periodo tampoco se abordó con franqueza y de manera frontal, la dependencia de las finanzas públicas de Petróleos Mexicanos”

Hay un aspecto muy importante, durante todo ese periodo tampoco se abordó con franqueza y de manera frontal, la dependencia de las finanzas públicas de Petróleos Mexicanos. Siguió cobrándosele a Pemex por concepto de derechos, impuestos y aprovechamientos unos montos realmente excesivos, que lo que hicieron fue traducirse en programas de inversión muy limitados y esos afectaron hasta la situación de las condiciones de plantas, ductos, porque no había dinero para poder hacerlo; limitando la posibilidad de entrar a nuevas actividades. Ese asunto que tenía que resolverse de la mano de una reforma energética más amplia, pues se pospuso estamos hablando de 14-15 años en donde a una empresa se le cobra por esos conceptos: impuestos, derechos y aprovechamiento. A Petróleos Mexicanos se le obligó a pagar esos impuestos, endeudándose, ese es un deterioro financiero de la empresa continuo. No hay empresa que aguante.

Estoy omitiendo lo más importante, en la medida que no hubo una reforma energética, como la que se hizo ya, modificando la constitución para poder eliminar la exclusividad de Petróleos Mexicanos en la explotación de todas las actividades a lo largo de la cadena de valor de hidrocarburos; y manteniendo a Pemex con un control financiero férreo y con una actitud de desconfianza de parte de las autoridades financieras hacia la empresa. Entonces básicamente lo que sucedió, es que se quedaron sin tocar muchas oportunidades, oportunidades que siguieron ahí pero que pudieron empezarse a explotar 10 o 12 años antes.

“El intento de reforma de 2008 o la pequeña reforma que se logró, si tuvo como beneficio el que en el país se discutiera con amplitud y completa apertura el tema de cambios en el sector energía”

Hay que reconocer que, en esos 10 años, el intento de reforma de 2008 o la pequeña reforma que se logró, si tuvo como beneficio el que en el país se discutiera con amplitud y completa apertura el tema de cambios en el sector energía. Ustedes recordarán todos los foros que organizó el Senado de la República, durante días y días, quien no habló ahí fue porque no quiso; porque el senado tuvo una actitud de absoluta apertura. Obviamente con todo el apoyo de parte nuestra, yo todavía estaba en Petróleos Mexicanos, yo fui varias veces a los foros con los personajes clave que el senado citaba. Ya para cuando terminó esa discusión, el tema de una reforma energética había llegado para quedarse; cuando yo estaba de secretario de energía hablar de abrir, para que pudieran particulares hacer algunas de las actividades que hacía Pemex, en particular en exploración y producción o en refinación, era un anatema era algo que no se discutía, un tema tabú. En ese sentido, afortunadamente, la reforma del 2008 fue una muy buena sacudida porque además, finalmente; la opinión pública, los legisladores y ciertos sectores de expertos y políticos se dieron cuenta de la tremendamente mala situación de Petróleos Mexicanos. Situación operativa, de desperdicio de oportunidades y situación financiera.

Desde 2007 empezamos a hacer algunos acercamientos importantes con los legisladores, para que le bajaran los impuestos a Pemex; el senado actuó, en un primer año le redujeron como 25 mil millones de pesos, tampoco resolvió toda la problemática, pero era un paso en la dirección correcta. Lo que pasó es que ya no hubo una segunda, se quedó en la primera porque la secretaría de hacienda francamente, no solo no ayudó, sino que se molestó con la reducción de impuestos.