Gasolinazo, ¿el primer clavo en el ataúd de CRD y su pandilla, perdón, su sindicato?

El gasolinazo incendió el país los primeros días de este 2017, parece que en
el gobierno jamás se imaginaron la magnitud de las protestas y si bien metieron
la mano para controlarlas, es un hecho que estuvieron a punto de
salirse de control.
De hecho, como hacía muchos años que no se veía, décadas incluso,
durante las horas previas al día de reyes, algunas zonas y regiones del país parecían
sitios de guerra por las mañanas y tardes, para prácticamente padecer un toque de
queda no oficial por las noches, algo para la historia.
Las marchas, bloqueos y protestas son solamente las más visibles e inmediatas
consecuencias del, hay que decirlo, brutal aumento en los precios de las gasolinas,
consolidado ya en el conocimiento y vocablo popular como “gasolinazo”.
Existen, además, efectos que veremos con el paso de los meses y quizás años, su
impacto podría alcanzar incluso a quienes menos se esperaba.
A Pemex lo están haciendo cada vez más chiquito; debido a que la gallina de los
huevos de oro se les murió, ahora lo que tratan de hacer con el “polluelo” es llevarlo
a que tome su verdadera dimensión, para protegerlo en la medida de lo posible.
Y en ese sentido se preguntan, ¿el “polluelo” necesita de un cáncer, perdón, de
un sindicato tan grande?
Esa pregunta llevan haciéndola desde hace varios años. Para tratar de salvar al
“polluelo” corrieron al ineficiente, perdón, al anterior director de la empresa y le
abrieron camino al “bombero” Pepe Toño, a quien por cierto le reiteramos nuestras
condolencias por el fallecimiento en días pasados de su señor padre.
Regresando al punto, consolidar y proteger al “polluelo” para ver si algún día
crece y se convierte en otra gallina que ponga huevos de oro, es hoy por hoy la
prioridad. En ese sentido, el gasolinazo es una buena medida de política pública,