México, con importante oportunidad para energías renovables en EU 

Aunque la política energética de nuestro vecino del norte ya no está muy inclinada hacia la explotación de las fuentes renovables, sus ciudades y estados fronterizos del norte, que no han soltado su potencial verde, están volteando a ver a México.

La reforma energética le ha otorgado a nuestro país un papel preponderante como destino de inversión. La gran confianza que la política regulatoria energética de nuestro país, surgida después de 2012, ha generado en bancos y en casas de inversión, le está abriendo una importante puerta a los mercados internacionales. Los avances de la reforma ya los conocemos, pero deja de ser importante subrayar lo que esta ha hecho en materia de energías renovables en México; hoy en día, según datos de la Secretaría de Energía, alrededor de un 22% de la matriz energética la representan las fuentes renovables. Las subastas eléctricas de largo plazo que ha llevado a cabo la Comisión Federal de Electricidad y el Centro Nacional de Control de Energía, han pactado para nuestro país los mejores precios del mercado fotovoltaico, a nivel mundial. Además, sus abundantes recursos solares, eólicos, lo vuelven una verdadera potencia de las renovables. Una potencia que no debería tardar mucho en despertar.

Según datos de la Secretaría de Energía, alrededor de un 22% de la matriz energética la representan las fuentes renovables

A decir de Rodrigo Villamizar, director de estrategia en América para Kaiserwetter y ex Ministro de Energía en Colombia, a México se le está abriendo una ventana importante en el país vecino, Estados Unidos, en materia de energías renovables. Y es que, a pesar de la cerrazón de Donald Trump, “son los estados, las ciudades, las que impulsan realmente la política energética de Estados Unidos, no el gobierno federal”, dice Villamizar, y algunas ciudades americanas están volteando a ver a México precisamente por su potencial energético renovable.

Escribe el ex funcionario colombiano: “hay en Estados Unidos claros ejemplos de cómo las ciudades quieren migrar hacia las energías renovables. En el país del fracking, la negación del cambio climático y el aumento de los presupuestos armamentísticos, en el país de Donald Trump, existe una pequeña ciudad de algo más de 42 mil habitantes que sólo se abastece de energía generada por fuentes renovables. Burlington se encuentra al noreste de Estados Unidos, en el estado de Vermont, fronterizo con Canadá, aparece en numerosas guías como uno de los mejores lugares para vivir en Estados Unidos; y sus habitantes se muestran orgullosos de haber construido una ciudad que muchas otras urbes miran con envidia. Hoy la ciudad puede presumir de un combo energético que incluye la biomasa (en un 45%), hidroelectricidad (30%), eólica (24%) y solar (1%). Otras ciudades quieren seguir a la pequeña Burlington”.

Algunas ciudades americanas están volteando a ver a México precisamente por su potencial energético renovable

Y aunque las recientes disposiciones del primer mandatario estadunidense han empujado al Departamento de Energía a emitir una serie de medidas que ayudarán a impulsar el uso del carbón, los combustibles fósiles y la energía nuclear, la alternativa de las ciudades verdes es México. A decir del especialista, por dos razones: la primera: sus abundantes recursos de sol, viento y biomasa; y la segunda: la vulnerabilidad de los precios del crudo convencional y no convencional, o conocido como shale. Apunta el experto: “estamos viendo que los bajos precios han puesto por primera vez en dificultades a muchos productores; en Canadá, las compañías de shale gas se han tenido que retraer por los bajos precios, en Estados Unidos lo mismo: eso les da otro impulso a las energías renovables, y le abre una ventana muy importante a México”.

Y agrega: “si bien, habrá muchas partes de la renegociación del Tratado de Libre Comercio que resultarán perjudiciales para México, en donde más puede apalancarse para lograr un acuerdo según las discusiones que estamos viendo es en la energía”. Las formas en las que este mutuo potencial puede ser explotado permanecen un suspenso: la reciente noticia de la suspensión de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio hasta 2018 deja en el tintero importantes concreciones comerciales también del mundo energético.

No obstante, la posición mexicana en materia de energías renovables, que ya es una de las más perfiladas de la nueva década, obligará a los impulsores políticos y económicos a no desapercibir al país de la reforma energética.

Antonio Sandoval