OPEP, entre la bandera de la credibilidad y el escepticismo

A finales de septiembre, en Argelia, el
humo blanco predominó al término
de una reunión de los miembros de la
Organización de Países Exportadores
de Petróleo (OPEP) que, por primera
ocasión en ocho años, acordaron reducir sus cuotas
de producción a partir de 2017.
El acuerdo, que aún debe ser ratificado en la
próxima reunión de la OPEP ―el 30 de noviembre en
Viena― buscar equilibrar un mercado energético que
se encuentra sobreabastecido, lo cual ha derrumbado
los precios del petróleo a sus menores registros de una
década. El costo del hidrocarburo de la Organización,
que en junio de 2014 escaló a un máximo de USD $115,
se desplomó hasta USD $28 en enero pasado.