Todo lo que baja…sube, rebotan las acciones petroleras

En finanzas bursátiles, la ley de la gravedad
también se aplica en forma inversa;
así como toda acción que sube
algún día tiene que bajar, de igual manera
todo lo que baja algún día tiene
que subir, o “rebotar”, para aplicar la jerga clásica.
Las acciones del sector petrolero son un ejemplo
de que esta ley se aplica sin distintivos; meses
atrás, los títulos bursátiles de las principales
compañías petroleras del planeta se hundían sin
cesar, parecía que su descenso era inevitable e
imparable. Sin embargo, un tiempo después, las
cotizaciones empezaron a “rebotar” por efecto de
un mercado que, en medio de los pesares, parece
estar en una situación distinta a la del año pasado.