Pide Greenpeace a líderes norteamericanos enfocarse a energía renovable

En el marco de la Cumbre de Líderes de Norteamérica realizada ayer en la ciudad de Toluca, Greenpeace hizo un llamado a los presidentes de México, Enrique Peña Nieto; de Estados Unidos, Barack Obama y al primer ministro de Canadá, Stephen Harper, para que impulsen las energías renovables –solar, eólica, geotérmica o mareomotriz- en las tres naciones y posicionen a América del Norte como líder en este sector, en lugar de continuar apostando a la explotación de combustibles fósiles: petróleo, gas shale o carbón. Sólo de esta forma, podrá cumplirse el objetivo común de combatir el cambio climático, reconocido por los tres mandatarios.

Publicado por Greenpeace

 

 En el marco de la Cumbre de Líderes de Norteamérica a realizarse hoy en la ciudad de Toluca, en la que entre otros asuntos se abordará como prioridad trilateral el tema energético (1), cuya apertura a inversiones privadas y extranjeras fue recientemente regularizada en nuestro país con la Reforma Energética; Greenpeace hace un llamado a los presidentes de México, Enrique Peña Nieto; de Estados Unidos, Barack Obama y al primer ministro de Canadá, Stephen Harper, para que:

1.    Impulsen las energías renovables – solar, eólica, geotérmica o mareomotriz- en las tres naciones y posicionen a América del Norte como líder en este sector, en lugar de continuar apostando a la explotación de combustibles fósiles – petróleo, gas shale o carbón (2). Sólo de esta forma, podrá cumplirse el objetivo común de combatir el cambio climático, reconocido por los tres mandatarios.

2.    Como socios comerciales, también desarrollen una estrategia conjunta que permita a la región tener economías bajas en carbono para reducir los Gases de Efecto Invernadero (GEI), principales causantes del calentamiento global, como sucede con la Unión Europea; toda vez que, México, Estados Unidos y Canadá son responsables de un cuarto del total de GEI en el mundo (3).

3.    Cada país, con respeto de la soberanía de los otros, endurezca sus legislaciones a fin de desincentivar proyectos de exploración y extracción de hidrocarburos en ecosistemas frágiles como el Ártico, y aguas profundas del Golfo de México, pues de permitirse contribuirían a la elevación de la temperatura en el planeta colocándolo en el “Punto de no retorno”, donde el cambio climático sería catastrófico. En el caso de México esta vulnerabilidad ya afecta a 68% de la población mexicana (4).

Como los líderes mundiales que son, Barack Obama, Enrique Peña Nieto y Stephen Harper, tienen en sus manos la oportunidad de dar a los habitantes del planeta un futuro sustentable.

Greenpeace exhorta a los mandatarios a que centren la discusión sobre el tema de energía en sentar las bases para una verdadera Revolución energética en la región, que detone empleos, reduzca la dependencia al petróleo y respete los derechos humanos de la sociedad.