Le niegan a Renaissance Oil solicitud de fuerza mayor

Con el argumento de que la solicitud no tenía sustento, y estaba presentada fuera de tiempo, la Comisión Nacional de Hidrocarburos le negó a la empresa canadiense Renaissance Oil una solicitud de fuerza mayor para llevar a cabo actividades petroleras en una zona terrestre, debido a daños ambientales.

Según el órgano de gobierno de la CNH, la corporación alegó que existen daños ambientales en Pontón, con 14 pozos cerrados o taponados, lo que impide llevar a cabo sus actividades. De igual forma, informó que la empresa identificó el mayor daño cerca de los pozos 13 y 16, en el que existía expectativa de recursos prospectivos de hidrocarburos.

Para ello, el órgano regulador resolvió negativamente a la petición, ya que incumple con los requisitos de presentación, además de que no presentó la línea base ambiental requerida en el contrato para evaluar la posible existencia de daños previos a que la firma se hiciera cargo de la zona.

“La problemática expuesta, si bien es cierto resulta en una serie de dificultades para operar, también lo es que en las mismas no reúne los elementos constitutivos de la fuerza mayor en términos de lo establecido en el propio contrato, máxime que la línea base ambiental (…) no ha sido presentada”, dijo el abogado de la CNH, Marco de la Peña.

Y agregó que mientras no se tenga el estudio ambiental no se podrá determinar si los daños que alega la empresa son responsabilidad de la estatal Pemex, que tenía la zona antes de entregársela a Renaissance Oil.

“No está definida la línea base ambiental y la base por la cual se define la fuerza mayor en este caso se hace consistir en los daños ambientales, por lo que consideramos es necesario que la empresa presente los estudios”, afirmó De la Peña.

Por su lado, la empresa canadiense, a través de un portavoz, dijo que analizarán los términos de la resolución una vez que reciban una notificación oficial de la misma.