Carga fiscal elevada empuja a Pemex hacia la insolvencia

De acuerdo con el análisis de sensibilidad de Fitch Ratings, Petróleos Mexicanos (Pemex) enfrenta una insolvencia derivada de una carga fiscal elevada, un paquete de medidas de apoyo insuficiente y un efecto de largo plazo por la reducción de capex.

“Pemex tendrá que endeudarse de una manera insostenible, si el gobierno mexicano le continúa
demandando distribuciones en forma de impuestos”, dijo Lucas Aristizabal, Director Senior en Fitch.
“Esencialmente, en lugar que el gobierno pida prestado directamente a inversionistas para financiar su
déficit a un costo bajo, PEMEX se está endeudando para cubrir 100% de sus impuestos”.

“Los impuestos de Pemex provocarán que transfiera todo su EBITDA en 2016, mientras que es
improbable que la compañía logre un flujo de fondos libre en el futuro previsible”, añadió Aristizabal. “El
paquete de medidas de apoyo anunciado por el gobierno para respaldar a la empresa, aunque
representa un paso en la dirección correcta, es insuficiente para que Pemex sea auto sostenible”.

Pemex muestra costos de producción de crudo y gas bastante competitivos, lo que deja poco espacio
para reducir los costos de reemplazo. Una disminución extendida de los gastos e inversiones aumentaría
los riesgos operativos y presionaría la viabilidad a largo plazo. También será difícil menguar los
requerimientos por gastos de pensiones y los ajustes de personal proveerán ahorros reducidos.

Las inversiones de capex de Pemex han estado por debajo del costo de reemplazo implícito y no han
sido suficientes para subsanar el descenso en la producción. El anuncio de recortes en inversión
seguramente repercutirá en la continua reducción en la producción. Las reservas probadas y la vida de
las reservas también podrían disminuir.