El Ejecutivo Federal Presentó la propuesta e leyes secundarias de la Reforma Energética

El Ejecutivo Federal envió este miércoles 30 de abril a la Cámara de Senadores la iniciativa de reformas a las leyes secundarias de la Reforma Energética. Además solicitó que dicha instancia turne a la Cámara de Diputados lo correspondiente en materia fiscal, para que sea Cámara de origen en ese tema.

En conferencia de prensa, acompañado del Secretario de Hacienda y Crédito Público, Dr. Luis Videgaray Caso y el Licenciado Eduardo Sánchez, Vocero del Gobierno de la República, el Secretario de Energía, Licenciado Pedro Joaquín Coldwell señaló que la legislación secundaria presentada por el Presidente Enrique Peña Nieto consta de 21 leyes, agrupadas en 9 bloques, de las cuales 8 leyes son nuevas y 13 presentan modificaciones.

El Titular de la Secretaría de Energía (SENER) expresó que con este paquete de reformas a la legislación secundaria, se reafirma el principio Constitucional de que la propiedad de los hidrocarburos en el subsuelo es de la nación, además de la libre concurrencia y competencia entre empresas del Estado y particulares en todas las actividades, tanto en exploración y producción, transformación, logística y electricidad, en beneficio de los consumidores.

Destacó que se dará énfasis en la transparencia y la rendición de cuentas, a lo largo del proceso de adjudicación y administración de los contratos inherentes a las actividades extractivas de hidrocarburos, así como a la protección al medio ambiente y el fomento de las energías limpias.

El Licenciado Joaquín Coldwell indicó que en materia de contratos se establece el principio de que todos los contratos serán adjudicados por licitación pública y el criterio de adjudicación será al participante que ofrezca las mejores condiciones económicas al Estado y explicó que habrá causales de rescisión administrativa de los contratos por motivo grave, como por ejemplo el incumplimiento en los planes de exploración o de desarrollo, se proporcione información falsa a las autoridades del sector, no se realicen los pagos convenidos con el Estado, provoque daños a las personas o al medio ambiente, y el desacato a resoluciones del Poder Judicial.

El Secretario de Energía dijo que en el caso de existencia de un yacimiento transfronterizo, será obligatorio contar con una participación de Pemex de por lo menos el 20 por ciento, aunque no será obligatorio que la petrolera participe como operador, sino como socio del proyecto, con el propósito de tener acceso a la información y al manejo de nuestros recursos.

En materia de la industria eléctrica el Titular del ramo puntualizó que se eliminan barreras de entrada para que se instalen plantas más baratas, por lo cual todos los generadores podrán participar en el mercado eléctrico, además se impulsará la integración de energías renovables a la red eléctrica. Agregó que el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) garantizará que los generadores con costos más baratos despachen primero y se propondrá una ley especial para impulsar la energía geotérmica.

Indicó que Pemex y CFE dejarán de ser organismos públicos descentralizados para convertirse en empresas productivas, 100 por ciento propiedad del Estado y estarán obligadas a revelar información en los mismos términos que las empresas que cotizan en la Bolsa. Dijo que el Estado participará como propietario, pero dejará de intervenir en la operación directa de las empresas.

Al respecto, el Secretario Videgaray Caso indicó que en la parte fiscal, la propuesta incluye dos nuevas legislaciones: la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos y la Ley del Fondo Mexicano para la Estabilización y el Desarrollo, así como la modificación a tres ya existentes.

Aclaró que se busca crear un régimen fiscal competitivo para el sector de energía con el objetivo de promover mayor inversión y crecimiento, para asegurar que los mexicanos reciban la renta petrolera en su totalidad.

El Secretario de Hacienda explicó que estas leyes secundarias también se enfocan en buscar una transición fiscal ordenada y que el Estado mexicano cumpla con sus obligaciones esenciales en materia de inversión pública, salud, educación, al tiempo que se promueve la mayor inversión en el sector energético y crear mecanismos permanentes de ahorro de largo plazo derivados de la renta petrolera en beneficio de las generaciones presentes y futuras.