Imputan a Lozoya por sobornos; él niega los cargos

El caso de la empresa brasileña Odebrecht, que estalló en medios internacionales hace algunos meses, ha dado uno de sus más grandes titulares esta mañana. Se trata de la implicación de Emilio Lozoya Austin, ex director general de petróleos mexicanos, en la aceptación de sobornos hasta por USD$10 millones, que habría aceptado para que la brasileña ganara una licitación para obras en la refinería de Tula, con un valor de hasta USD$115 millones; esto, según documentos obtenidos por el diario brasileño O Globo.

Según la información publicada, Lozoya habría recibido los pagos desde marzo de 2012, cuando era integrante del comité de campaña del ahora presidente, Enrique Peña Nieto, por parte del entonces director de la compañía Odebrecht, Luis Alberto Meneses.

Estos pagos se habrían extendido hasta 2014, cuando Lozoya ya era director de la Empresa Productiva del Estado. Según la declaración de Meneses, el primer pago realizado a Lozoya se expidió a principios de 2012, y ascendió a los USD$4 millones.

Los trabajos que se realizaron en la refinería contemplaban acondicionamiento del sitio, movimiento de tierras y la construcción de plataformas para el aprovechamiento de residuos; una vez ganada la licitación por la constructora, y el monto de inversión ejecutado, se habrían realizado los siguientes pagos a Lozoya.

El siguiente paso para la fiscalía de México, es comprobar si los pagos fueron en beneficio solamente de Lozoya, o si alcanzaron a otros integrantes del gabinete u otros funcionarios. En este sentido, la Procuraduría General de la República informó que mantiene comunicación con las autoridades brasileñas para recabar la información que habría de resolver el caso.

A través de un comunicado, la dependencia de justicia de nuestro país ha dejado saber que la Fiscalía brasileña no ha entregado la información correspondiente, y ha cambiado la fecha de entrega; no obstante, la PGR cuenta con declaraciones de hasta 10 ex funcionarios públicos y nueve ex funcionarios de Pemex, quienes también intervinieron en la adjudicación a la compañía brasileña.

Según la dependencia, se perseguirán a los culpables hasta las últimas consecuencias. Lozoya, a través de su cuenta de Twitter, ha negado las acusaciones.