Margarita, independiente solo de apellido; su activo es “el hijo desobediente”

Margarita Zavala ha entrado a la previa de la contienda presidencial con la bandera de los candidatos independientes, pero en el fondo no es así. Margarita y su asesor principal, llamado Felipe Calderón, el expresidente trabaja como esposo de Margarita en sus tiempos libres, tienen un olfato político que muchos ya quisieran.

En el papel, Margarita no tiene partido, pero en los hechos sigue siendo la panista mejor posicionada. El golpe que le dieron al “niño maravilla” fue tan duro que lo mandaron a la lona para la cuenta de protección, ¿han notado el bajo perfil que adquirió desde entonces Richard Canalla?

En este contexto, Margarita es candidata independiente solo de apellido, en el nombre lleva el panismo y aunque no vaya a participar con las siglas de ese partido, esto no quiere decir que cientos y quizás miles de simpatizantes no se vayan a volcar por ella en la boleta para la elección presidencial.

Es muy cierto que su condición de mujer le resta posibilidades a la precandidata; se reconozca o no, el machismo del mexicano será muy difícil vencer: “antes muertos a que nos llegue a gobernar una vieja”, dicen miles o quizás millones de acomplejados machos mexicanos. Para ellos el hecho de que tuvieran a una presidenta al frente del país sería el peor de los insultos.

También es cierto que el punto flaco de Margarita es su nula experiencia en el servicio público, nada tiene que hacer frente a un experimentadísimo Pepe Toño Meade, e incluso frente al rayito tropical, quien gobernó la Ciudad de México con relativo éxito.

Quizás por eso y muchas cosas más, Margarita es menospreciada y considerada por algunos como una mujer de ocurrencias, nadie apuesta mucho por ella.

Pero, su caso nos recuerda al de un “chaparrito” que allá por el año 2005 provocó risas entre sus propios correligionarios cuando anunció sus intenciones de contender por la candidatura de su partido para la presidencia de la República; la barrida que les puso a sus oponentes, especialmente a Don Santiago (Creel), fue de época, las risas se convirtieron en gestos de asombro y de sorpresa dentro y fuera del PAN.

Aun así, los malpensados señalaron que hasta fue mejor que ganara la candidatura presidencial panista, ya que así Don Santiago no enfrentaría la vergüenza de la paliza que el destino le deparaba a su partido frente al rayo de Macuspana; todos sabemos lo que pasó, aunque hasta la fecha los energúmenos fascistoides salgan a gritonear ¡fraude! ¡fraude! ¡fraude!

Dicen que Felipe es el principal pasivo de Margarita, puede que sea exactamente todo lo contrario, recuerden que en las elecciones el dinero pesa, y pesa mucho, ese es el problema que tiene el rayito de Macuspana, se pelea con los del pan, conste que dijimos pan, no PAN.

A muchos se les olvida que, como hombre de poder, Felipe sabe muchas cosas, tiene muchos contactos y es bien querido en los círculos del dinero, no son pocas las veces que acude como ponente a algún foro de renombre y es hasta ovacionado por los asistentes, haiga sido como haiga sido; en el fondo la pelea puede que no sea entre El Rayito de Macuspana y Margarita, sino lo que en verdad sucederá será una revancha que le ofrecerá Felipe “el hijo desobediente” al ya tripe aspirante presidencial.

Margarita no sabe muchas cosas y es mujer, pero mal hacen en menospreciarla, al menos antes de que inicie la carrera. Por lo pronto sus huestes se encuentran ocupadas en recabar el millón de firmas que, dice la precandidata, le abrirán las puertas de la candidatura “independiente” y mostrarán de lo que es capaz, ya vendrán otros tiempos.

Mientras tanto, Felipe cabalga en los fangosos caminos panistas a sus anchas, no es casualidad que no se haya marchado a las filas “independientes” junto a su esposa, por el momento hace más falta allá, ¿a poco se creen eso de la “independencia” de Margarita?

Pero eso es una parte, Felipe tiene contactos por todas partes, “el hijo desobediente” es un animal político en toda la extensión de la palabra y trabaja para regresar a Los Pinos, aunque sea ahora como primer caballero de la nación.

Es muy temprano para hacer pronósticos, pero si algo queda claro es que hacen mal quienes menosprecian a Margarita por ser mujer, por ser panista o “expanista” y por ser la esposa de Felipe, al final del día no vaya a ser que todas esas “desventajas” terminen por ser ventajas. Ya veremos.