Reporta el IMP avance del 65% en catalizador para procesar crudos ligeros tipo tight shale oil

Por medio del catalizador para crudos ligeros de formulación propia, el Instituto Mexicano del Petróleo ofrecerá una alternativa para generar un volumen adicional de gasolina y dará valor agregado a la industria de refinación nacional. Parte de la relevancia del proyecto radica en la oportunidad que se abre al poder procesar tight shale oil en el Sistema Nacional de Refinación, ya que actualmente el país posee este tipo de reservas, con las cuales se posiciona en octavo lugar a nivel mundial, y desde diciembre 2015 está legalmente habilitado para realizar intercambio de crudos ligeros por pesados con Estados Unidos.

El catalizador deberá procesar crudos ligeros “provenientes de fuentes no convencionales, en unidades FCC (desintegración catalítica fluidizada) y mezclados con gasóleos de vacío”, informa el comunicado del Instituto. El objetivo es contar con soluciones alternativas que resulevan problemas futuros en las unidades procesadoras de este tipo de hidrocarburos. El desarrollo de este proyecto comenzó a mediados del año pasado y actualmente reporta un avance del 65%.

En el IMP se platearon el reto de “desarrollar una formulación catalítica propia”, la cual, además de atender dichos requerimientos, debe resolver la futura problemática del balance términco de la unidad y la desactivación acelerada de catalizadores, situación a presentarse en unidades de procesamiento de esta clase de mezcla de hidrocarburos. Igualmente están trabajando en confirmar experimentalmente los resultados obtenidos hasta el momento en el simulador del proceso FCC.

Destaca que los crudos tipo tight shale oil son extraligeros y poseen un alto contenido de nafta y destilados, haciéndolos altamente atractivos para la industria nacional de refinación, a la cual se le demanda una mayor producción de gasolinas.