Licitaciones petroleras seguirán, gane quien gane: PJC

Al margen de quien gane las elecciones presidenciales, el proceso licitatorio en el sector petrolero mexicano se mantendrá, expresó en entrevista a Reuters el secretario de energía, Pedro Joaquín Coldwell.

El funcionario señaló que las subastas para adjudicar contratos o licencias para la exploración y explotación de hidrocarburos están sujetas a la política energética “no a los ciclos electorales ni a los vaivenes de la política”.

“Esas licitaciones se van a llevar a cabo quienquiera que gane la presidencia de la República”, dijo a Reuters la noche del jueves en su oficina en Ciudad de México, consultado sobre la posibilidad de que gane López Obrador.

La secretaría y la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) ya tienen en proceso dos licitaciones: una de áreas en aguas someras del Golfo de México a fines de marzo y otra de campos terrestres en julio.

El funcionario informó que están evaluando una ronda de asociaciones con Petroleos Mexicanos (Pemex) para octubre, que sería lanzada a más tardar en abril, y otra de no convencionales este año.

México aprobó entre 2013-2014 una profunda reforma energética que abrió el sector petrolero -reservado al Estado- a la inversión privada local y extranjera y acabó con el monopolio de Pemex.

Desde el 2015 ha celebrado ocho licitaciones en las que adjudicó poco más de 90 contratos y el gobierno de Enrique Peña Nieto espera despedirse, en diciembre, con más de un centenar.

Pese a las declaraciones de López Obrador, Coldwell dijo que la reforma “es irreversible” porque los contratos tienen vigencia de entre 25 y 30 años, las empresas que los han suscrito pueden ir a arbitrajes internacionales y el único organismo que puede rescindirlos es la autónoma CNH.

El funcionario consideró además que sería “un gran disparate pretender echar abajo” esos convenios porque anuncian inversiones de más de 150,000 millones de dólares durante su vigencia, costos que el Estado no puede asumir.

México, que tuvo una producción récord de crudo de 3.4 millones de barriles por día (bpd) en 2004, lucha por estabilizar el bombeo de Pemex en alrededor de 2 millones de bpd.

El funcionario reiteró que el país requiere de 640,000 millones de dólares en inversiones para alcanzar nuevamente los niveles máximos de producción petrolera en unos 15 años.